decoración

Espejos, mitos, leyendas y decoración

14 junio, 2011 por

decoracion esteriores

“Espejito, espejito mágico ¿quién es la más guapa?” ¿Quién no recuerda esta famosa frase que hizo célebre  la madre de Blancanieves con aquel espejo cobarde, fruto del ingenio de los hermanos Grimm?. Sí, digo bien,  la madre, porque eso contaba el cuento original, aunque fueron los propios autores de la versión más conocida quienes la sustituyeron por la madrastra, ya que en aquella época no se concebía una madre de tal calaña. Dejemos detalles aparte que le quitan encanto a nuestra infancia. Aunque sí es preciso detallar que el cuento data de 1812; por supuesto, siglos más tarde de que en 1507 dos artesanos de Murano, Dominico y Andrea, inventaran los espejos como actualmente los conocemos, que sustituían a los usados hasta ese momento (chapas convexas de metal que pronto se ponían oscuras por la acción del aire). El secreto de fabricación fue guardado durante muchos años por los venecianos; cuentan, que si desvelaban el secreto eran castigados con la pena de muerte.

Y… SI ROMPES UN ESPEJO…

Famosa superstición: “Si rompes un espejo, 7 años de mala suerte”; pero ¿de dónde procede esta superstición?, pues aunque parezca mentira data de antes de que se inventaran los espejos: los griegos usaban para la adivinación unos cuencos de cristal con agua; quien se reflejaba en ellos le desvelaba su futuro; si éste se rompía significaba que no tenía futuro, por lo cual estaba cercana su muerte o era un pronóstico tan calamitoso que el destino no quería desvelar. Los romanos siguieron con esta tradición, y como ellos creían que la salud de una persona cambiaba por ciclos de 7 años, presuponían que la rotura del cuenco traía siete años de infortunio o cambios en su salud. Algo ayudó a la conservación de esta superstición cuando el precio de los primeros espejos eran muy caros debido a que estaban hechos de vidrio y plata, por lo que era fácil asustar a los criados que se encargaban de su limpieza.

JUGANDO CON ESPEJOS

¡Cuánta magia esconden! Al igual que en el vestir existe el fondo de armario, aquí podemos Urbincasa.Residencial Zarzuela. Cartagena
decir que los espejos son el fondo de la decoración; da igual el estilo que escojamos, siempre hay hueco para un espejo: Son totalmente adaptables, desde un ambiente minimalista, pasando por moderno, clásico… hasta una decoración basada únicamente en antigüedades, basta con cambiar el marco del mismo. En el mercado los tenemos de todas formas, tamaños e incluso colores.

Los espejos dan profundidad y amplitud a los ambientes, hay pocas reglas a seguir a la hora de decidir cuál es el lugar más apropiado para ellos, sólo depende de lo que queramos conseguir con ellos; si queremos amplitud escogeremos siempre un espejo de grandes dimensiones; si queremos profundidad, lo colocaremos por ejemplo en el fondo de un pasillo, y si por el contrario, lo que pretendemos es decorar, entonces, echemos mano de la imaginación. Una idea que queda asombrosamente elegante: escoge dos o tres espejos iguales no de gran tamaño, y colócalos juntos en una pared, uno sobre otro, en fila vertical, o en diagonal, es un elemento decorativo con un resultado fantástico. Si por el contrario elegimos un espejo cuyo marco tiene gran importancia sobre el espejo, coloquémoslo solo en un lugar protagonista en la decoración, siempre quedan espectaculares. Regla importante: nunca coloquemos un espejo frente a una pared vacía ni frente a algo que queramos ocultar en la habitación.

ILUSIÓN OPTICA

Hagamos disfrutar a los más pequeños construyendo un Caleidoscopio, ¿os acordáis?, ¿quién años atrás no ha tenido uno?; si no es así ahora es el momento, disfruta con los más pequeños de esas imágenes llenas de vida, color e ilusión.

IMG_0155Necesitamos un tubo aproximadamente de 20 cm de largo por 4 cm de diámetro (podemos utilizar el tubo del papel de aluminio de la cocina), tres espejos rectangulares iguales de 18 x 3 cm, cuentas de plástico o cristal de diversas formas y colores, 3 círculos de 4 cm de diámetro, dos de ellos de acetato transparente  y otro de cartón con un agujero en el centro. Se colocan los 3 espejos en forma de prisma con los espejos hacia el interior, podemos unirlos con cinta adhesiva, estos se introducen en el tubo, en un extremo se coloca el círculo de acetato, después las cuentas de colores y encima el otro círculo de acetato, por el otro lado se coloca el cartón con el agujero en el centro, y a dar vueltas.

¡Pon ilusión en tu vida!

María José Florenciano

Este artículo forma parte del número 2 de nuestra revista Entrelares que puedes descargar gratis

Seccion Decoración

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *