Costa Cálida, Hogares felices, Naturaleza, Verano

Naturaleza viva en la Costa Cálida

5 mayo, 2020 por

 

La naturaleza nos brinda momentos, imágenes que nos hacen ver su fuerza. Hace unos días las Salinas de Marchamalo, una espacio natural situado al lado de nuestro Residencial Los Flamencos situado en la Costa Cálida, ofrecía una estampa maravillosa con una gran concentración de flamencos alimentándose y disfrutando tranquilamente de esas aguas saladas.

 

Sus perfiladas y elegantes figuras sorprendieron a paseantes ya que nunca antes se había visto una concentración tan numerosa de esta singular ave acuática. Las Salinas de Marchamalo atraen a una amplia variedad de aves, y su proximidad con las viviendas del residencial Los Flamencos ha llevado a Urbincasa a habilitar en las zonas comunes  una zona de avistamiento de aves.

 

Mientras los flamencos disfrutaban de las cálidas y saladas aguas de las salinas, al lado, en el Mar Menor los pescadores atrapaban en sus redes miles y miles de doradas. Uno de los pescadores experimentados capturó en solo una jornada más de 6.000 kilos de este pez tan consumido en la gastronomía española. Una cifra récord, nunca antes en una sola jornada nadie había alcanzado ese volumen de capturas.

 

Dicen los pescadores que la campaña está siendo espectacular y añaden que su experiencia les lleva a detectar las zonas con bancos de peces lo que facilita su labor pesquera.

 

Este récord de capturas en una jornada nos dice que la vida se abre paso en la laguna salada, nos muestra la resiliencia de un ecosistema que se mantiene vivo y sobre todo, fortalece nuestra conciencia respecto al valor de nuestro patrimonio natural.

 

 

. Tenemos claro que su protección y conservación es fundamental para mantener vivo nuestro planeta. Y ese compromiso nos lleva concebir nuestro proyectos desde una perspectiva de sostenibilidad.

Disfrutar de la imagen de los flamencos en las Salinas de Marchamalo, ver aletear a los peces cuando los pescadores sacan sus redes, sentir el olor a sal de un mar vivo, pasear por playas  situadas en un espacio natural único, estos pequeños placeres los regala la naturaleza todos los días, y estamos obligados a protegerlos y conservarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *